El alcalde de Sagunto, el Comité de Empresa de Bosal y CC.OO. se han reunido con el conseller de Economía para buscar una solución que permita el mantenimiento de la empresa en la ciudad

Los interlocutores se mantienen en desacuerdo con la decisión adoptada por la empresa y consideran que no había motivos para el cierre
 
El alcalde del Ayuntamiento de Sagunto, Sergio Muniesa, representantes  del comité de empresa de Bosal y CC.OO. se han reunido esta mañana con el conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, y el director general de Trabajo, Felipe Codina, para buscar la mejor solución para los intereses de los trabajadores ante la decisión de la dirección de la empresa de cerrar la planta.
 
Durante el encuentro, el conseller ha expuesto la necesidad de trabajar “todos, trabajadores, administración y comité de empresa en la misma dirección para lograr que la empresa continúe con su actividad”.El titular de Economía ha manifestado que “evidentemente no estamos de acuerdo con la decisión adoptada por la empresa porque pensamos que se ha llegado a una situación que se ha forzado”.
 
En este sentido, ha subrayado que desde el Consell “vamos a apoyar al comité de empresa y a los trabajadores para intentar evitar el cierre de la planta y, en caso de que no sea posible, para que las indemnizaciones y las compensaciones económicas para los trabajadores sean las máximas porque consideramos que no había motivos para el cierre”.
 
“Desde la Conselleria vamos a trabajar para que en caso de que se produzca un cierre, que al menos haya un relevo y que otra empresa se pueda hacer cargo de la actividad y se salven el mayor número de puestos de trabajo posibles. En eso vamos a seguir colaborando tanto con el alcalde de Sagunto como con los representantes de los trabajadores y los propios trabajadores”, ha manifestado al respecto. Asimismo, Buch ha hecho especial hincapié en que el Consell “va a seguir apoyando a los trabajadores y facilitando toda la información necesaria al juez y a la administración concursal. Hemos intentado apoyar a la empresa para evitar que cerrase y sin embargo en lugar de aceptar ese apoyo ha provocado un concurso de acreedores para poder cerrar”.
  
De este modo ha añadido que “nosotros les hemos tratado con buena fe pero cuando alguien no tiene buena fe no hay mucho que hablar con ellos y ahora será el juez y la inspección de trabajo quienes tendrán que analizar la situación y ver las medidas que se pueden tomar”.
 
Por su parte, el alcalde del Ayuntamiento de Sagunto ha agradecido la predisposición del Conseller y de la Dirección General de Trabajo, y ha afirmado que: “estamos todos dispuestos a trabajar en la misma dirección. La  forma de actuar de la empresa deja clara cuál es su voluntad. Ambas administraciones, tanto local como autonómica, tenemos una clara intención de colaborar  con los trabajadores para defender sus derechos, y ese ha sido nuestro objetivo desde el  primer momento.”
 
Muniesa también ha destacado que la actitud de la empresa “ha sido lamentable con los trabajadores, y también con las administraciones local y autonómica, ya que desde el primer momento la Consellería planteó planes de ayuda, planes de inversión y alternativas, y por parte de la empresa,  en cambio, solo han obtenido la callada por respuesta. Eso nos parece del todo ilógico. Es fundamental garantizar los derechos de los trabajadores, luchar por la viabilidad de las instalaciones en Sagunto y que desde la empresa cumplan con sus obligaciones”.
 
El alcalde ha agradecido la colaboración, desde el primer momento, de la inspección de trabajo, a través de la Dirección General, puesto que “ha demostrado una actitud y una predisposición  para  garantizar la defensa de los trabajadores y  que al final la situación que se ha generado de ningún modo venga a malograr los derechos de ninguno de ellos”.

El TSJ-CV no admite el recurso de Lafarge y la sentencia que daba la razón al Ayuntamiento sobre la restauración del perímetro de la cantera Salt del Llop pasa a ser definitivamente firme

26 noviembre 2021

La compañía presentó sendos recursos de casación ante el Supremo y la corte de justicia autonómica que han sido en ambos casos no admitidos. Ahora debería abonar 9,3 millones de euros y el Consistorio iniciará los trámites para abrir un expediente de ejecución subsidiaria para restaurar la zona